Globalización y minorías: el penúltimo cine de Hollywood

Como en otras ciudades, la proliferación del múltiplex y su cultura en la ciudad de Zaragoza está trayendo como consecuencia un empobrecimiento de la oferta cinematográfica y una hegemonía aún más sofocante si cabe del cine estadounidense sobre otras cinematografías que, con la excepción parcial del cine español, pasan totalmente desapercibidas en nuestra ciudad. Pese a la riqueza y variedad geográfica y nacional del cine que se hace en la actualidad en todo el mundo, nuestras carteleras siguen y seguirán dominadas por los últimos blockbusters de acción y las películas elegidas por las distribuidoras multinacionales para llenar la programación. En Zaragoza una excepción es la constituida por los cines Renoir, que ofrecen mayor variedad y un cine más minoritario, aunque eso sí, al contrario que en el resto de España, en versión doblada, porque los zaragozanos debemos ser muy incultos para soportar las versiones originales.

 

En la pasada temporada cinematográfica, se dio el fenómeno curioso de que algunos de los éxitos más importantes del cine de Hollywood sí han prestado su atención prioritaria a las minorías, sean sexuales o raciales. Es como si alguien en Hollywood hubiera decidido que ha llegado el momento de enseñar a las grandes masas que las identidades minoritarias son buenas y hay que defenderlas. “Brokeback Mountain”, la gran sensación de la temporada, utiliza y actualiza las convenciones del western para contar una historia de amor y deseo entre dos hombres en un contexto de fluidez sexual que pretende retratar un cambio de actitud hacia todas las opciones, aun a costa de discriminar narrativa e ideológicamente a sus personajes femeninos. Mientras tanto, “Crash”, inesperada vencedora en los Óscar, narra una historia compleja de relaciones interraciales en un Los Ángeles multicultural, sin el maniqueísmo que, merecidamente o no, se le ha echado en cara a Hollywood tradicionalmente. “Crash”, con su mensaje reconciliador y acallador de malas conciencias, puede haber apelado especialmente en una sociedad como la española en la que el multiculturalismo nos ha llegado de sopetón: hasta los racistas más irredentos pueden convertirse en héroes.

 

La otra cara de la moneda de estas dos películas podrían ser “Transamerica” y “Los tres entierros de Melquíades Estrada”, dos películas de vocación independiente pero típicamente estadounidenses en su formato de cine de carretera o de viaje, la primera sobre la relación establecida entre un transexual pre-operatorio y su hijo recién descubierto durante un viaje con resonancias míticas entre Nueva York y California, y la segunda una historia de frontera y de conflicto y amistad interétnica en la que la hibridación comienza por la mezcla lingüística, una mezcla que a los zaragozanos se nos volvió a escamotear. Si Melquíades es un mejicano reubicado en Texas, otra de las grandes películas de la temporada presenta un tipo diferente de reubicación: con “Match Point”, Woody Allen viaja al Londres contemporáneo para retornar a una historia ya contada por él mismo en “Delitos y faltas” y antes en el cine por “Un lugar en el sol” y en la literatura por “Una tragedia americana” y antes por Dostoyevski en “Crimen y castigo”, rescatando de paso a una fenomenal Scarlett Johansson y ofreciendo una lúcida visión del sistema de clases británico. De vuelta en el país de Bush, David Cronenberg nos ofrece su película más comercial, la mal traducida “Una historia de violencia”, una historia más sobre el arraigo de la violencia en la cultura y, si se puede hablar de tal cosa, en la identidad estadounidense, y Jim Jarmusch, icono del cine independiente de los ochenta, cede a la atracción de las salas comerciales para contar otra historia de padres que buscan a sus hijos en “Flores rotas”. Más allá de las inevitables superproducciones y demás subproductos, el cine más poderoso del mundo parece haber encontrado un nuevo filón en aquello a lo que aparentemente se opone: la cultura y las identidades alternativas.

                                                                                                               Celestino Deleyto

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s