Zaragoza mozárabe

Los musulmanes entraron en Zaragoza en el año 714 y dominaron hasta 1118. Esta ciudad fue la capital de La Marca Superior (al-Tagr al-A ‘là o al-Aqsâ), una de las tres marcas que constituían una defensa natural del territorio principal de al-Andalus. Todo el conjunto de tierras del Valle del Ebro constituía una línea fronteriza entre la zona administrativa andalusí y los condados y reinos cristianos subpirenaicos; comprendía desde el Delta del Ebro, al este, hasta Arnedo y Agreda en el oeste. Desde esta barrera defensiva, los primeros gobernadores dependientes de Córdoba, llevaron a cabo sus expediciones hacia la Galia por los pasos de La Perthus, en el levante, y por Roncesvalles en el poniente, llevando el Islam, según autorizado testimonio de Juan Vernet, al corazón de La Galia y haciendo de la Septimania un territorio vasallo de Córdoba durante casi media siglo.

La conquista musulmana se realizó sin gran resistencia por lo que con escasas fuerzas pudieron realizar la ocupación. Se mostraron tolerantes en materia religiosa con aquellas creencias que tenían un libro religioso, caso de los cristianos y judíos. y si se sometían pacíficamente, podían seguir viviendo regidos por sus propias autoridades civiles y religiosas.
Desde el principio la comunidad cristiana se ubicó en un barrio propio situado en el ángulo noroccidental de la medina, dentro de la muralla. El numero de mozárabes fue reducido puesto que su espacio, pese a no ser demasiado grande, nunca llegó a colmarse del todo.
La iglesia de San Vicente, que era la sede episcopal, la ocuparon los musulmanes y en su lugar construyeron la mezquita, en cambio respetaron la Iglesia de Santa María la Mayor, que quedó dentro del barrio cristiano, y durante el dominio musulmán fue “madre de todas las iglesias de la ciudad” y a la que, juntamente con la de las Santas Masas “qui sunt foris muris” tenían suma devoción los zaragozanos.
Algunos historiadores opinan que no de los puntos por los que se accedía al barrio cristiano era el Arco de los Cartujos. Otros accesos eran el Arco Español que se encontraba al final de la calle Santiago y el otro se hallaba en la confluencia de la desaparecida calle del Pilar con la plaza de La Seo, este estaba cerrado con gruesas cadenas. La figura es una linoleografía que representa dicho arco, que subsistió hasta 1950 en que fue derribado. Se encontraba en la calle denominada de Bayeu. Esta vía primitivamente tuvo los nombres de calle de la Cruz, del Arco de los Cartujos y del Mesón del Obispo de Tarazona. A finales del siglo XVIII recibió el nombre actual para honrarr la memoria del ilustre pintor D. Francisco Bayeu y Subías, fallecido el 9 de Marzo de 1795, y que tan notables muestras de su arte ha dejado en el próximo templo del Pilar.
Calle estrecha y antigua, que arrancando en la de Espoz y Mina atravesaba las de Santiago y Goicoechea. Era en la linde con esta última donde se encontraba el Arco de los Cartujos. Se le atribuye este nombre porque antiguamente allí existió una residencia de Cartujos donde posteriormente, en 1867, se edificó el Convento de los Mercedarios.
Las obras de urbanización realizadas en 1950 para unir la plaza del Pilar con la de La Seo determinaron la desaparición del último tramo de la calle de Bayeu y el histórico Arco de los Cartujos.

J.Osácar

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s