La científica aragonesa Celia Sánchez-Ramos

La científica aragonesa Celia Sánchez-Ramos


Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo, Ch. F. Hebbel.

La doctora Celia Sánchez-Ramos Roda (Zaragoza, 1959) ha generado una gran expectación pues se encuentra muy adelantado en su laboratorio el estudio del método de detección de la enfermedad de Alzheimer, a través del análisis de la sustancia del cristalino extraído en las operaciones de cataratas. Sánchez-Ramos es doctora en Medicina Preventiva, licenciada en Farmacia y diplomada en Óptica y Optometría por la Universidad Complutense de Madrid. Desde 1986, es profesora en el Departamento de Óptica, a la vez que fundadora de los laboratorios de Neuro‐Computación y de Neuro‐Robótica, en los que ha registrado y patentado como propios 12 inventos, de propiedad industrial de esa misma universidad. Además, ha creado dos empresas, en el seno de la misma, llamadas Alta Eficacia y Tecnología y Factoría I+D; su objetivo es la comercialización de sus productos, de posterior aplicación en quirófanos y ópticas.

De entre sus logros más acreditados, voy a referirme, en román paladino, a unas lentes de contacto comunes, en combinación con un filtro de pigmentación amarilla, con las que se absorbe parte del espectro de la luz azul y violeta y se protegen los ojos de la degeneración de la retina asociada a la vejez. Con una simple aplicación de una lente oftálmica se protegen los ojos operados de cataratas y aquellos que sufren procesos neurodegenerativos conducentes a la ceguera. En esta misma línea, ha patentado para conductores de vehículos por carretera unas gafas de seguridad con un cristal tratado con un elemento filtrante y transparente que mejora la agudeza visual durante la conducción nocturna, también fabrica gafas para personas expuestas a altas intensidades lumínicas como soldadores o esquiadores.

Entre sus premios, citamos sólo el más reciente: en abril de 2010 recibió el Gran Premio del XXXVIII Salón Internacional de Inventos de Ginebra, con Medalla de Oro y la Felicitación Especial del Jurado por la mejor invención: «Método y dispositivo para el reconocimiento del individuo basado en la imagen de la retina cuando una persona fija la mirada en un objeto». Ha creado un aparato que lee en nuestra córnea si lo miramos fijamente y con el que quedamos registrados —como cuando dejamos nuestra huella digital en una superficie—. Las características de nuestra córnea son unipersonales e irrepetibles, ello permite que, si miramos al lector, éste nos reconozca, por ejemplo, como al propietario y se abra la puerta de nuestro domicilio o de nuestra caja fuerte. Igualmente, si nos colocamos delante de la puerta de un laboratorio o de la cárcel.

Animo a los lectores de este artículo a que consulten la página web de doña Celia (www.celiasanchezramos.com), en ella se explican todos estos avances detalladamente y con términos más técnicos; además allí se puede volver a ver una reciente entrevista en Televisión Española, en la que esta incansable mujer afirma que se siente orgullosa de ser de nuestra tierra pues reconoce a los aragoneses como «personas sólidas, constantes en el trabajo y que no redran ante los obstáculos». Seguro que cuando decía esto pensaba en Ramón y Cajal o en María Moliner, por ejemplo.

Dra. María Isabel Yagüe

Cinco Premios Nobel para cinco grandes figuras: Rita Levi-Montalcini, Elinor Ostrom, Herta Müller, Elizabeth Blackburn y Carol Greider (II)

Continuando con nuestras premios Nobel de 2009, nos corresponde en este segundo artículo tratar, en primer lugar, de la australiana Elizabeth Blackburn. De padres médicos, nació en 1948 en Hobart, Tasmania. Se licenció en Bioquímica en la Universidad de Melbourne y se doctoró en Biología Molecular en 1975 por la Universidad de Cambridge donde conoció, una vez adquirida la nacionalidad norteamericana, al que sería su esposo, también biólogo molecular.
Le ha sido concedido el premio Nobel de Medicina por sus investigaciones, en la Universidad de California, sobre los telómeros, la secuencia única de ADN que previene el envejecimiento y degradación de los cromosomas. Las telomerasas son enzimas que protegen los extremos de los cromosomas de la misma manera que las puntas plásticas impiden que los cordones de zapatos se deshilachen. Este descubrimiento permite entender mejor el proceso de envejecimiento y supone un gran progreso en el estudio del cáncer y de las células madre.
“Hay evidencias científicas que muestran que en el caso de las células, la telomerasa es suficiente para hacer una célula inmortal, es la fuente de la inmortalidad”, afirmó Blackburn en declaraciones a Radio Nacional de España, recogidas por Europa Press. “En el caso de los organismos más complejos, la telomerasa es uno de los factores que favorecen la longevidad, capaz de alargar en un 40 por ciento la vida de los ratones”, explicó. Es, por tanto, “uno de los mecanismos de longevidad mejor estudiados y que mejor base científica tienen”.
En 2001, Elizabeth Blackburn ingresó en la Comisión de Bioética de los EE. UU., pero se retiró en 2004, en desacuerdo con las restricciones que la administración de George W. Bush imponía en la investigación celular.
Carol Greider, también premio Nobel de Medicina, nació en 1961 en San Diego, California. Su padre era profesor de Física. Se doctoró en Biología por la Universidad de Santa Bárbara. Desde 1984, trabajó con Blackburn en su equipo de investigación, en jornadas de 12 horas de laboratorio, en su estudio de las telomerasas. Actualmente, es profesora asociada y directora del Departamento de Biología Molecular y Genética en la Universidad John Hopkins, en Baltimore. En 1997, se casó con Nathaniel Greider, profesor de Historia de la Ciencia.
Es de justicia mencionar en este artículo a la Nobel de Química de este mismo año 2009, Ada Yonath, investigadora líder en el área de la Biología Estructural. Yonath es la primera mujer que obtiene el Premio Nobel de Química, desde 1964. Las investigaciones de esta israelí se han centrado en el estudio de la estructura del ribosoma, en su sistema de síntesis de proteínas y en que la mayoría de los antibióticos de hoy en día curan algunas enfermedades mediante el bloqueo de la función de los ribosomas bacterianos.

Estamos seguros de que el próximo 2010 será tan pródigo como el actual en el reconocimiento a la labor científica, literaria, etc., de tantas y tantas mujeres que dedican su vida a lograr un mayor progreso y bienestar de las presentes y futuras generaciones, en esto siguen el ejemplo de la primera premio Nobel, Marie Curie. En ella va a centrar su conferencia el doctor Luis Miguel Tobajas -responsable con el doctor Fernando Solsona de nuestra Tertulia Royo Villanova de médicos humanistas-, el próximo mes de enero en el inicio del curso de la Real Academia de Medicina de Zaragoza, a cuya sesión ambos invitan a todos los ateneístas.

Dra. María Isabel Yagüe

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s