San Adrián de Sásave

Una de las joyas del románico aragonés es la iglesia oscense de San Adrián, resto del importante centro monástico del mismo nombre que, próximo a Borau, durante largo tiempo fue sede episcopal de Aragón.

El titular es San Adrián, centurión romano en tiempo de Maximiliano al que se encargó la custodia de 33 cristianos para conducirlos al martirio. Adrián se interesó por ellos, por su situación y la razón por la que admitían sufrir el martirio. Ellos le explicaron su fe, sus ideales y la esperanza de conseguir la gloria de los mártires cristianos. El razonamiento  convirtió a Adrián, se hizo cristiano y liberó a sus prisioneros.

Pero él fue apresado y torturado  con el objeto de que revelara el lugar donde se escondían los cristianos liberados. Se negó a descubrirlos, por ello, trajeron a su esposa Natalia para que lo convenciera. Ésta, que era cristiana, no sólo no intentó convencerlo de que descubriera dónde se ocultaban, sino que le alentó a que se mantuviera firme y pensara en la gloria que era prenda de los mártires. Los verdugos le cortaron las manos y murió desangrado. Subrepticiamente su esposa las recogió y guardó una de ellas.

Poco después, Natalia y un grupo de cristianos se vieron obligados a huir para evitar ser encarcelados. Se embarcaron en una nave que hubo de soportar una tormenta. Natalia sacó la mano de su difunto marido, que había cogido como único equipaje, la puso sobre el timón y capeó el temporal hasta llegar a puerto. Ella regresó a la tumba de su marido y allí murió. Los enterraron juntos y la iglesia canonizó a ambos; su conmemoración se celebra el día 1 de diciembre.

En The Art Institute of Chicago  (EEUU) se encuentra la arqueta, recubierto de plata repujada. En la cara frontal, se representa el martirio de San Adrián, se ve el tribunal y los verdugos que han cortado una mano y un pie del mártir. En la otra cara, se observa cómo un barco atraviesa un mar agitado.

No hay duda de que la arquilla es de origen español, es más, dadas las circunstancias muy bien pudiera proceder de Aragón.

J. Osácar

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s